domingo, 5 de julio de 2009

José Joaquín de Mora


Nacido en Cádiz en 1783, Inició su educación en su ciudad natal, Cursó estudios superiores en la Universidad de Granada, recibiéndose de abogado en 1805.
En 1808, al producirse la invasión napoleónica a España, se enlistó en el Ejército y en calidad de soldado estuvo presente en la Batalla de Bailén, una gran derrota infringida a las fuerzas francesas. Sin embargo, la suerte no lo acompañaría por mucho tiempo: al año siguiente fue capturado por los franceses, los que ¡conocedores de su amplia cultura! le hicieron varias ofertas para que pasase a servir al Emperador, pero De Mora se negó a aceptar tales tratos. En consecuencia fue remitido a Francia, donde permaneció hasta ser liberado en 1814.
conoció a Francisca Delauneaux, quien se convertiría en su mujer y compañera intelectual
y mas tarde en Londres, donde escribe sus primeros poemas junto a Alcalá Galiano, Blanco White.
Con ayuda del editor Ackermann fundó No me olvides, una especie de almanaques en prosa y verso de los que se publicaron seis volúmenes entre 1824 y 1829, los cuatro primeros con traducciones y poemas de Mora y fue el director y redactor único de Museo Universal de Ciencias y Artes (1824-1826) y del Correo Literario y Político de Londres, obras todas estas dirigidas sobre todo a los hispanoamericanos. Siguió colaborando con Ackermann en escribir y divulgar por la Hispanoamérica recién emancipada los famosos Catecismos, manuales sobre diversas materias y disciplinas científicas, que sirvieron así de libros de texto en unos países que carecían de este tipo de obras.

En Londres hizo amistad con los hispanoamericanos Bernardino Rivadavia, el poeta, filólogo y gramático Andrés Bello y el poeta José Joaquín Olmedo. Los grabados de William Blake motivan sus Meditaciones poéticas, publicadas en Londres en 1826 y donde muestra en forma muy definida un espíritu evangélico protestante.

Pasa a la historia como escritor, maestro de periodistas, poeta (al que Menéndez y Pelayo atribuye una gran técnica) y pedagogo, ejerciendo en puestos políticos en Chile. Argentina, Perú, Bolivia e Inglaterra.

La Constitución de 1828 en Chile


Autor de la Constitución de 1828, que consideró la elección indirecta del Presidente de la República, cuyo período sería de 5 años, sin reelección inmediata; y la existencia de un Vicepresidente que lo reemplazaría en caso de muerte o imposibilidad física de continuar ejerciendo el mando. Además disponía que el Poder Ejecutivo podría nombrar a su voluntad a los ministros de Estado, contaría con derecho a veto suspensivo y no dispondría de facultades extraordinarias. El Legislativo, por su parte, sería bicameral. El Senado estaría integrado por dos representantes por cada provincia que se renovarían cada 4 años y la Cámara de Diputados sería elegida directamente por sufragio popular, a razón de un diputado por cada 15.000 habitantes.
En su conjunto, el Congreso debía nombrar a los ministros de la corte de justicia, dictar los presupuestos, suprimir o crear empleos públicos y aprobar los nombramientos de altos jefes militares y diplomáticos.
Casi sin modificaciones, el texto fue aprobado en 1833.

Además de la Constitución, De Mora participó en la fundación de "El Mercurio Chileno" periódico creado por él en 1826 y que dio a luz varias contribuciones literarias y críticas

Educación de la Juventud Chilena

Asimismo, se interesó por la educación de la juventud chilena: en 1829, fundó el Liceo de Chile, y enseñaba a los niños oraciones bastante evangélicas en su tono. Aunque éste no se daba a conocer como protestante, el clero Catolico sospechaba de sus enseñanzas, el establecimiento educacional existió hasta 1831. El proyecto contó con el decidido apoyo del Presidente Francisco Antonio Pinto, quien dio todas las facilidades del caso, incluyendo el edificio donde funcionó. Allí se enseñaba, entre otras materias, Álgebra, Geometría, Trigonometría, Probabilidades, Cálculo Diferencial, Estática, Dinámica y Química, ciencias cuyo aprendizaje constituía toda una novedad en la época.
La Revolución de 1829 implicó el término de las ayudas económicas estatales y el Liceo fue integrado al Instituto Nacional.

cuando los conservadores asumieron el poder en 1831, Mora fue expulsado de Chile después que la Constitución de 1828 fuese redactada por José Joaquín Mora, siendo sin duda alguna, el más acabado texto fundamental puesto en vigencia hasta ese año. Dicen sus biógrafos que “La Constitución de 1828, bellísimo conjunto de principios liberales y de preceptos hábilmente combinados, es una de la más adelantadas que se conocen y encanta su lectura”

Mora era un hombre de la talla de don Andrés Bello, era un intelectual muy creativo y de caracter muy osado. Bello era más receptivo y de carácter muy apacible. a este protestante que paso raudamente por nuestra patria le debemos varios de nuestros himnos; "Dad a Dios inmortal alabanza" ; "Ni en la tierra ni en el cielo" ; "Jesús mi Salvador, ¿sera posible? que se avergüence algún mortal de ti" ; "Aparte del mundo, Señor, me retiro" y otros.

Que Mora era protestante no lo dice ningún historiador Chileno. Encina lo trata muy mal, describiendolo de la peor manera. Castedo es más prudente pero ignora de igual manera su fe protestante. en 1848 ya radicado en España se dedicaría a la obra literaria, editando y escribiendo tanto en prosa como en poesía, siendo elegido miembro de la Real Academia de la Lengua Española en el año 1848.

Sus Meditaciones poéticas, publicadas en Londres en 1826, muestran en forma muy definida un espíritu evangélico, hablando de las Sagradas Escrituras y de la salvación mediante la fe en Cristo Jesús, como buen evangélico.
En 1856 fue nombrado Cónsul Español en Londres. ese era su nivel

La Sociedad Religiosa de Tratados (Edimburgo, Escocia), escribe sobre él: "Distinguido expatriado protestante español residente en Londres. Célebre poeta cuya poesía hímnica se basa en los modelos de W. Cowper, A. Watts, J. Newton, J. Addison, J. Montgomery y otros".
Murió en Madrid el 3 de octubre de 1864.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada